RESERVA YA!

Habitaciones

Llegar, sorprenderse y quedarse

La serenidad del campo y la elegancia de las casas nobles rondeñas, inspiraron a las interioristas para crear la acogedora y equilibrada atmósfera de las 19 habitaciones y suites, cada una de ellas distinta y equipada con todas las comodidades que el ocio y el descanso requieren, y a las que otras tantas variedades de aceituna les dan su nombre.

Habitaciones caracterizadas por un escrupuloso respeto a la arquitectura original de los espacios que en su origen conformaron el cortijo y a sus elementos. Techos abovedados, vigas de madera, suelos de barro y piedra.

Lo antiguo y lo moderno

Una cómoda del siglo XVIII junto a un grabado de Amadeo Gabino. Un perfecto equilibrio entre tradición y funcionalidad.

Decoradas en tonos calidos, en todas ellas la comodidad y el espacio van de la mano para ofrecer al huésped una estancia agradable y confortable.

Habitaciones para estar, que invitan a la calma y la relajación. Un libro, una copa, una conversación o la simple contemplación. El tiempo no cuenta.

Y tras sus ventanas, los patios, el olivar, el viñedo y el jardín: melancólico en otoño, esplendido y lleno de vida en primavera y fresco en verano. Sonidos, los del agua. Y en el horizonte, Ronda.