El Restaurante

En invierno, el restaurante acoge al huésped en el comedor de techos abovedados e impresionantes vistas

En verano, al aire libre, en el jardín.

Pocas mesas, bien cuidadas; ese es nuestro reto; nuestra vocación, hacer felices a los comensales que se sientan en ellas, con los mejores productos de la tierra y de nuestra huerta y, por supuesto, el mejor aceite de oliva.